IGLESIA DE SANTIAGO APÓSTOL

Se encuentra situada en la Calle Iglesia número 15.

De estilo Herreriano y Neoclásico.

La iglesia se levantó en el siglo XVII, enriqueciéndola con ornamentos y otros objetos litúrgicos provenientes de talleres toledanos.

Fue fundada por distinguidas familias, entre las que destacan las de Angulo y Salazar. Se cree que su principal protagonista es Don Francisco Herrera de la Concha, que la adquirió en 1689.

Posteriormente fue reformada por Nicolás de Vergara, que siguió los modelos de su maestro Juan de Herrera. Conservó el presbítero y levantó seis capillas, formando dos tramos de tres naves, siendo más ancha la central. 

El estilo es mezcla de herreriano y neoclásico, ya que se terminó en esa época. Es, por tanto, un arte de carácter severo sin demasiados ornamentos. El exterior da un aspecto de gran masa cúbica, exenta de decoración, construida a base de grandes sillares de distintos tamaños. En el pórtico hay una hernacina con una concha vacía, que se atribuye a Don Francisco de la Concha, ya que la parroquia se construyó en su honor al ser el primer conde de Noblejas.

La torre es un pequeño postizo propiedad del castillo que había en el punto más alto del pueblo (Castillo de Aurelia). Es por eso que se observa una notable diferencia entre la sillería de la iglesia y la de la torre. En la torre hay seis ventanillas y en la iglesia diez, cuadradas y decoradas con vidrieras en tonos de rojo, verde y amarillo.

La iglesia está formada por una única nave de gran capacidad y crucero de planta latina. En los brazos laterales encontramos la peculiaridad de ser bastante largos pero muy estrechos, lo que nos hace pensar que inicialmente se pensaba hacerla más grande.

Existen además dos sótanos sepultados, uno en cada brazo lateral de la cruz latina, donde se sospecha que quizá se albergaron los tribunales de la Santa Inquisición.

Anteriores a la Guerra Civil existen dos óleos que representan el purgatorio y a la Purísima, cuadros que estaban colocados en los brazos laterales a lo largo de la pared que está junto al altar mayor. Hoy, en su lugar, hay dos retablos de madera con imágenes de la virgen, y en uno de los brazos se ubica además un retablo dedicado al Cristo de las Injurias, de estilo barroco, y que contiene cuatro columnas salomónicas decoradas con vid, hojas de parra y racimos. 

En la pared de la bóveda central hay varias hornacinas con imágenes, y al final justo debajo del coro, se encuentra una escultura de Jesucristo, una talla de madera, reflejo del naturalismo y con conmovedora expresión. Una escultura antiquísima pero difícil de encuadrar en algún estilo definido. Las demás imágenes (San José, Jesús, La Piedad, La Virgen del Pilar, etc) son de arcilla y escayola.

El ábside es semicircular.

X