HISTORIA

Poca información existe sobre Noblejas que nos ayude a reconstruir su devenir histórico.

Quizá sea por desidia, olvido o negligencia, pero el hecho es que con el transcurso del tiempo se han perdido buena parte de los testimonios que nos ayudarían a conocer el quehacer diario de nuestros antepasados.

El municipio pertenece actualmente a la comarca de la Mesa de Ocaña, y linda con los términos municipales de Colmenar de Oreja (Comunidad de Madrid) al norte, Villarrubia de Santiago al este, Villatobas al sur, Ocaña al suroeste y el territorio de Oreja, perteneciente a Ontígola, al oeste (todos ellos de Toledo). Formando la frontera con Colmenar de Oreja discurre el río Tajo, al que desembocan los arroyos de Valdevillarrubia, del Carril y de la Fuente del Berralo.

Aunque no existen documentos que lo atestigüen, parece que se fundó en el 714. Tras la conquista del Castillo de Oreja por Alfonso VII, se repuebla la zona, y se cita a Noblejas como poblado perteneciente a la jurisdicción de Aurelia, el actual despoblado de Oreja.

También aparece en el testamento de Sancha Núñez de Lara en el año 1193, donde se nombra la aldea de “nobles”, que se refiere a Noblejas.

En 1209 aparece nuevamente como “nobles” en un documento de Alfonso VIII, donde se cede a Alfonso Téllez la villa de Montalbán. En 1214 cede Toledo a la Orden de Santiago los diezmos de Noblejas, y en 1244 figura ya como lugar poblado.

Tras la creación del Condado de Noblejas, en 1689 pasa a manos de Francisco Antonio de Herrera de la Concha, quien edificó su palacio en la plaza de la villa, y esta llegó a ser señorío del ducado que llevó su nombre.

Durante la Guerra de la Independencia Española, en octubre de 1809, acamparon en Noblejas el 7º y el 9º Regimiento de la División Polaca.

En cuanto a su economía, Noblejas fue una población fundamentalmente agrícola. Durante el siglo XIX se producía trigo, cebada, anís, guisantes, aceite y vino, manteniéndose así mismo ganado lanar, cabrío y mular.

La industria inicialmente se reducía a la elaboración de esparto, a tres molinos de aceite y uno de harina, y al transporte de vino y aguardiente. En la actualidad, el sector predominante es el de servicios, seguido por la construcción y la industria.

El escudo de Noblejas es un escudo partido.

En su lado izquierdo se pueden apreciar tres veneras de plata, en posición 2-1. En el derecho, dos racimos de uvas, de sinople. Al timbre, corona real cerrada. Este escudo fue encargado por el Ayuntamiento a los heraldistas e historiadores Buenaventura Leblic García y José Luis Ruz Márquez, quienes lo realizaron apoyándose en la existencia en la iglesia de la villa de un escudo de armas del linaje de la Concha, al que pertenecieron los señores de la villa, condes y luego duques de Noblejas, así como en la existencia de dos antiguas alquerías medievales a las que hacen alusión los racimos de uva.

Escudo e informe obtuvieron la aprobación de la Real Academia de la Historia en junta de 29 de noviembre de 1986.

X