BODEGA GRANDE

Está localizada en las inmediaciones de la Plaza de José Bono.

Aunque fue adquirida por el Ayuntamiento en el año 2010, la primera bodega, según testimonios orales, fue construida en la segunda mitad del siglo XIX.

En un primer momento, constaba de una vivienda de una sola planta y la bodega propiamente dicha, que ocupaba las tres naves próximas a la vivienda.

Alrededor de 1920, el dueño, propietario de minas en América del Sur, decide ampliar la bodega y la casa existentes. La bodega se amplía entonces con otras cuatro naves, paralelas a las existentes, en el lado norte. Y la vivienda se amplía con dos pisos superiores y zonas de servicio, dotándola de una apariencia de “casona de indiano”.

Existen pocos datos históricos, ya que el conjunto no ha tenido nunca carácter monumental y siempre había sido de titularidad privada. Según el documento “Análisis del estado actual, constructivo y patológico de la Bodega García de la Rosa”, de fecha septiembre de 2010: “El inmueble se encuentra recogido en el Inventario de Carta Arqueológica, Paleontológica e Industrial de Castilla – La Mancha”.

Así mismo, este edificio está considerado Patrimonio Industrial, al “constituir una huella física del pasado tecnológico y productivo”.

La impronta de la casa señorial constituye un referente para la población, en sustitución de palacios u otras construcciones singulares, de las que carece la localidad. Es por ello que el Ayuntamiento optó, desde un primer momento, por su conservación y rehabilitación.

De este modo, tras el proyecto de recuperación y consolidación estructural de la bodega, se ha conseguido una dotación pública de carácter cultural, ligada al vino, que puede albergar usos diversos, desde la propia exposición del proceso de fabricación del vino, a su uso hotelero, pasando por la utilización pública del espacio de la bodega para fines lúdicos y/o culturales.

Hay que destacar que la bodega contiene alrededor de un centenar de tinajas datadas de finales del siglo XIX y principios del XX, entre ellas una denominada “La Bisiesta”, hecha en barro y capaz de contener hasta 8.064 litros de vino.

Por otro lado, gracias a la adquisición de la bodega, se recuperaron varias publicaciones que datan de los mismos siglos que las tinajas, y se titulan: “Manuel patrique du vinaigrier”, “Fabrication du vinaifre d’aprés les procedes les plus récent”, “Mémories d’un philosophe aux yeux verts”, “Fudapest”, “Enciclopedia agrícola”, “Reglamento para la ejecución del Estatuto Municipal”, “En el chozo” y “España bajo el reinado de Alfonso XII (1902-1927)”.

Todos ellos han podido ser restaurados por la Biblioteca Municipal, cuyo trabajo ha consistido en una limpieza general de los ejemplares, el arreglo de grietas y desgarros con injertos, costura de los volúmenes y confección de tapas de cartón.

X